Ya toca hablar de sexualidad con nuestrxs hijxs

Ya por fin hoy inició un nuevo semestre escolar. Son muchas las materias y los aprendizajes que lxs estudiantes irán adquiriendo en el camino. Sin embargo, hay otras cosas que la escuela no podrá ofrecer del todo, la educación sexual, por ejemplo. La verdadera pregunta es si eres de los padres, madres o tutores que dejan que sea la escuela se encargue de la educación sexual de tu hijx.

Recuerdo la dinámica que se generaba en mi hogar en relación a este tema. Primeramente, mi madre me hablaba del sexo desde un espacio de culpa, miedo y dolor. Se criminalizaba el acto sexual repitiendo discursos antiguos donde la mujer siempre sería la culpable de todo lo que le pasara fuera o dentro de la cama. Después de un tiempo entendí que ella no tenía culpa alguna de su narrativa, pues fue lo que aprendió y entendió que era la información que me podría compartir.


Por otro lado, recuerdo una vez cuando se me habló de sexualidad en la escuela. Yo estudié en un colegio católico salesiano y siempre la primera carta de presentación era la abstinencia. Sin embargo, y por suerte tuvimos una buena maestra de salud y ciencia que aquel día cerró puertas y ventanas para hablar a calzón quitao´ de la sexualidad. Recuerdo cómo utilizó un lenguaje lo más calle posible para poder explicarnos y orientarnos del tema.


Más sin embargo, no fue en la universidad desde la clase de sexualidad y anatomía humana, que valga decir que tiene una codificación de curso de teología, donde aprendí mucho más sobre el tema, al punto que el día que nos explicaron el coito, se mostró un video, meramente, educativo de como se lleva el coito a la acción... es decir, nos pusieron un video de una pajera hetersexual y blanca mentiendo mano. La realidad es que ahí cogí una idea. Ya con el tiempo y la práctica he podido ir adquiriendo otros conocimientos sobre la sexualidad y el comportamiento de lxs cuerpes.


Confieso que me hubiese gustado recibir una educación sexual distinta que me hubiese hecho ser una niña más segura de mí misma. Ahora bien, cómo se aborda el tema de la sexualidad con tus hijxs o desde qué edad se le empieza hablar de esto. Ese es el cuco de algunos padres y madres.


Ciertamente la sexualidad es parte de la vida de cada ser humano sin distinción de edad. Llegan unos momentos en específico en la vida de lxs hijxs donde los cuestionamientos son la orden del día. La curiosidad es normal, es natural. Así que el momento para comenzar hablarle a tu hijx sobre sexualidad es el momento en que comience a preguntar, y debes estar listx para contestar lo mejor posible.


Empezar es la parte más difícil puesto que no sabrías cómo arrancar la conversación. Sin embargo, existen momentos en los cuales puede ser idóneo hablarles del tema, por ejemplo cuando se esté bañando. Ahí puedes comenzar a explicarles las partes cuerpo cuerpo y las zonas íntimas. Sobretodo llamarlas por su nombre... vagina, vulva, labios mayores, labios menores, senos, pene, glande, testiculos, ano, clitoris...

Un error de los padres, madres y tutores es que comienza llamarles a estas partes en sobre nombre o diminutivos.


Por otro lado, es importante dejar que sean ellos quienes guíen la conversación y hagan las preguntas que entiendan para así no terminar hablando de más de la cuenta y ofreciendo información que necesitan saber en estos momentos. La sexualidad es un tema que se tiene que hablar abiertamente.


Es importante tener en cuenta lo siguiente al momento de tener la conversación con tu hijx:


1. No se burle ni se ría de las preguntas que haga o cómo las haga. Hacer esto podría avergonzarle.

2. Actúa lo más natural posible aunque tengas los pantalones embarraos...

3. Ve al grano. Contesta en oraciones cortas, sencillo pero inteligentemente.

4. Repito... llama las cosas por su nombre. Si no sabes, busca.

5. Escucha la reacción de tu hijx y prepárate para la práxima ronda de preguntas.

6. Considera el punto de vista de tu hijx adolescente. No le regañes, ni lo asustes. Observa de dónde nace su curiosidad. Escúchale.

7. IMPORTANTE | tienes que deshacerte de los prejuicios, miedos y discursos retrógrados que cargas, estamos en otros tiempo y la mentalidad va evolucionando. Conviértete en un aliadx para tu hijx, no en su verdugx.


Puerto Rico en datos: salud sexual escolar


Según el Consejo de Información y Educación Sexual de los Estados Unidos en el 2017 Puerto Rico el 24.3% de las muchachas y el 27% de muchachos estudiantes de la escuela superior reportaron estar haber tenido encuentros sexuales.


47.9% de lxs estudiantes de la escuela superior se identificó como parte de la comunidad LGBTQIA.


1.7% de las niñas menores de 13 años dijeron haber tenido sexo. Mientras un 4.9% de lo niños. En otras palabras, el 3.4% de las niñas, niños y niñes en Puerto Rico informaron haber tenido relaciones sexuales.



En el 2017, el 43.7% de las muchachas estudiantes de la escuela superior NO estaba utilizando condones. Mientras el el 28% dice que no está utilizando ningún método anticonceptivo.


82.8% de las muchacha estudiantes de la escuela superior nunca se ha realizado una prueba de VIH. Mientras que en los varones es de un 85.2%.


Entre las hallazgos del estudio se arrojó una lista de las tópicos identificados en las escuelas que ponen en una situación de peligro la educación sexual. Entre ellos esta:


  • mala comunicación y falta de herramientas para negociar

  • los jóvenes no saben cómo obtener condones y como usarlos correctamente

  • influencia de familia, medios de comunicación y tecnología

  • desinformación en la prevención de la salud sexual

  • relaciones tóxicas

  • métodos anticonceptivos más allá de los condones

  • entre otros...


Solo con tu guía y experiencia podrás hacer que tu hijx pueda ser un adulto sexualmente responsable. Es importante que seas honestx y hables desde lo más profundo de tu ser. No le juzgues.

0 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social de Spotify
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social de Spotify
  • Icono social Twitter

© 2018 by Con el verbo en la piel