Tinder: ¿cita fácil o desastrosa?

Era de noche. Un sábado. Estaba acompañada de varias a amigas y otros más que acaba de conocer. Reíamos, reíamos mucho. Ya algunos estaban entrados en tragos, así que hablábamos… bien alto.

Es cierto que luego de varias cervezas las conversaciones suben de tono, los teléfonos comienzan a vibrar más de la cuenta y dices cosas de las cuales, al otro día, o esa misma noche, te puedes arrepentir.

Y fue así como terminamos hablando de Tinder.


Un teléfono vibró. Su dueña lo tomó en sus manos, se lo pegó al pecho, lo retiró y leyó el mensaje que acababa de recibir. Su cara se transformó. En aquel mensaje, su “tinder date”, un gringo que andaba de visita en la Isla, le sugería encontrarse en los predios de la gallera de Isla Verde. ¿En serio en la GALLERA? Ella no supo qué contestarle. Muerta de la risa, nos contó a todos en la mesa lo que acaba de sucederle. ¿En serio en la GALLERA? Como ella tardó un poco en contestar, él muy sabiamente, le envió otro mensaje. No sé si fue mejor o peor, pero lo cierto fue que el tipo le dijo que solo “intentaba ser creativo”. Añadió diciendo que nunca había visto una gallera, que quería ver esta… pero, ¿en serio en la GALLERA?

Para los que no saben, Tinder es una aplicación para concretar citas “amorosas” que empezó en el 2012. Hasta la fecha se han logrado más de 100 millones de descargas en Android.


A mí todo lo que se generó en aquella mesa me pareció muy gracioso y me puso a pensar. Entre las cosas que le di mente, pensé en cuán fácil puede ser ligar por estas aplicaciones, es seguro, qué pasa si te encuentras con tus compañeros de trabajo y si las relaciones de onlines son saludables. Así que hice una encuesta en mi Instagram de cuántas personas utilizaban ese app, para mi sorpresa, un 54% dijo que no usaba la aplicación, mientras que un 46%, sí la utilizaba. Automáticamente, la pregunta siguiente fue: ¿cuál ha sido la experiencia / date más desastrosa que has tenido?


Y las contestaciones fueron:


Lo cierto es que estas aplicaciones han venido a revolucionar la forma en la que nos relacionamos. Por lo que he leído y preguntado sobre el tema, Tinder es como una especie de mercado donde puedes a través de tu “location” y preferencias elegir quién te gusta y quién no. Esta es una herramienta fácil para conseguir sexo fortuito, hacer nuevas amistades, pasar un

buen rato o hasta conseguir una pareja estable. Aunque a decir verdad, esto no es nada nuevo. La primera red social para los encontrar pareja fue match.com que surgió en el 1995 y casi diez años más tarde apareció OkCupid.






Debo aclarar que nunca he usado Tinder ni ninguna otra. Aunque sí confieso que me da mucha curiosidad. Una vez la bajé, pero nunca cree el perfil. Tendré que inventarme una falsa identidad para ver cuántos de mis amigos y conocidos están metidos en esa subcultura…







Otros apps relacionados:

Veggiedate – dirigido a personas veganas

Grinder – diseñado para homosexuales

Jdate – destinado a judíos

3nder – enfocado en personas que buscan un trío

140 vistas

síguenos

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

© 2018 by Con el verbo en la piel 
San Juan, PR

Fotos: Dry Erotica

@dryerotca