Sí, soy una intensa

Actualizado: 4 de may de 2019

Abrir los ojos. Agarrar el teléfono y entrar al Instagram. Ayer en la mañana al despertar me encontré con un post de @checkinmela que leía: "¡que viva la intensidad!". Lo compartí en el story, y al cabo de varios vistos, llegó un DM que decía lo siguiente.


"Que vivan las mujeres que somos intensas, que sabemos lo que queremos, damos y buscamos, que no nos complacen los amores a media, que damos "break" pero nos alejamos si nos hacen perder tiempo, que decimos las cosas como son y que nos atrevemos a expresar nuestros sentimientos. #intensasycualeselproblema?"

Reflexioné. Soy intensa. Bien intensa. Lo cual, a veces, en especial para los hombres representa una amenaza. Ciertamente, el término "intensa" se ha sacado de contexto y ha adquirido una caracterización negativa. Cuando se habla de una mujer intensa automáticamente la masa piensa en una mujer dramática, problemática, papeloneras, presentá, entre otras cosas.


Para mí una mujer intensa es alegre, decidida, divertida, se expresa libremente, asumen riesgo y cuando no está en conexión con ella misma se nota. Por muchos años he sido soltera, en el camino he conocido varios hombres y he salido con algunos. Al final no pasa nada. Muchos desaparecen y los que no recurren a la frase típica "no eres tú, soy yo". ¿Pero en realidad son ellos o es mi intensidad que los asusta? Peor aún algunos vienen con el discurso de que mereces algo mejor, tú eres maravillosa, sé que vas a encontrar algo... perdón, no estoy cazando jevos.


Pero a lo que voy es que me he dado cuenta que los hombres le huyen a las mujeres intensas. Al parecer le resultamos muy intimidantes. Es curioso porque muchas veces las personas dicen que necesitan gente honesta y que hablen #laclara desde el principio, pero en la práctica otra es la dinámica.


Yo me considero una mujer intensa porque:

  • Me gusta conectar emocionalmente con la gente.

  • Cuando me enamoro lo doy todo. TODO.

  • Sobrepienso mucho las cosas, admito que me gusta mantener el control de las situaciones para prevenir riesgos y quebrantos emocionales.

  • A veces actúo como una salvadora extraña... esto no lo quiero ni explicar.

  • Soy de muchas palabras... en especial escritas.

  • Hablo mucho, expreso mis sentimientos. Me hago sentir.

  • Tengo convicciones y posturas claras.

  • A veces puedo ser intransigente.

  • Me gusta abrazar a la gente.

  • Siempre, siempre estoy haciendo preguntas, cuestionando, observando, atando cabos. Entendiendo las cosas desde cierto silencio.

Siento que es importante dejar claro que no hay que bajarle la intensidad para encajar en otras personas. Muchas veces recurrimos a fallar en la personalidad para no caer mal, no asustar a los jevos y ser lo más "normalita" posible.


Pasos para vivir en la intensidad saludable:


1. Reconocerse | es necesario reconocer cuando eres intensa y hacer las paces con eso. Solamente le vamos a bajar cuando nos damos cuenta que nuestras acciones están perjudicando o atentando contra la vida de otros.


2. Sin vergüenza | no te avergüences de ser tú misma. La intensidad no es sinónimo de mala gente, así que cálmate, esto es sólo una característica más del universo de tu personalidad. Acéptarlo, baby.


3. Autovaloración diaria | utiliza la intensidad para darte el valor que mereces. Una persona intensa es creativa, emprendedora, líder, que a diario se valora y valida... sin miedos.


4. Calma y tiempo | ofrece espacio para alejarte de las situaciones. Respira y permite a quien te acompañe también respirar. Ve al paso que todo va a caer en tiempo en su debido momento. No te desesperes.


Ojo; en caso de que estés compartiendo sexualmente con alguien, y sientas que el sexo te vincula heavy con esa persona, detente, reflexiona sobre cómo compartes tu energía sexual. Tómate un tiempo para pensar y conocerle mejor. Si funciona, métele mas.


Espero que luego de leer esto sepas que no estás sola y que la intensidad es de las cosas más hermosas que tienes. ¡Gózala!

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social de Spotify
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social de Spotify
  • Icono social Twitter

© 2018 by Con el verbo en la piel