El cannabis en tu sexo

En el sexo todo se vale, siempre y cuando sea consentido.


Es probable que durante el acto sexual cada persona quiera experimentar distintas sensaciones, ya sea mediante el uso de juguetes sexuales, disfraces, estimulantes artificiales o naturales, como el cannabis o marihuana, por ejemplo.



Ciertamente de la misma forma que el cannabis ha sido demonizado, se le han otorgado propiedades afrodisíacas. Sin embargo, no se puede garantizar que uso y consumo de cannabis repercute en el mejor sexo de tu vida, aunque más adelante te encuentres con personas que así lo describan. Lo que sí sabemos es que al consumir marihuana se libera la dopamina, y esto a su vez disminuye la ansiedad, el dolor, y además aumenta la relajación y en algunos casos el deseo sexual. Algunas personas recomiendan fumar marihuana 15 minutos antes de acto sexual.


Ahora bien, ¿sexo: cuál es el efecto del cannabis en nuestra cuerpa?


  • Aumenta la intensidad en el climax

  • Aumenta la sensibilidad en zonas erógenas

  • Mejora el rendimiento en la cama

  • Prolonga e intensifica los orgasmos

  • Genera un vínculo emocional con la pareja por probar cosas nuevas


Sin embargo, varios de nuestros seguidores nos contaron sus experiencia ante el consumo de cannabis para el sexo. A continuación sus aportaciones:


"Todo es más sensorial, pero no es tan fabuloso como algunos pensarían. Te da la seca y eso no es bueno para el sexo pa' ninguno de los dos, así que si fuman al momento de meter mano, asegúrense de traerse el termo llenito de agua hasta arriba". -Anónima, 33


"Del 1-10, sin usar es 5, con cannabis es 15. La sensación del tacto es mucho más intensa, quieres tocar y que te toquen. Y por lo menos yo, quiero tocar a mi pareja porque me gusta como se siente en mis manos... literal, a él se le pone la piel de gallina porque dice que lo toco distinto y yo lo disfruto tanto, que a mí también se me pone la piel de gallina. No quieres parar, te relajas lo suficiente para hacer cosas, por ejemplo anal, que quizás te cuestan de otra manera". -Michelle, 40


"A mí me sirve como estimulante. Yo lo uso en un vaporizador en aceite y también uso la flor vaporizada. A mí me encanta usarlo para tener sexo. Primero me excito con solo tocarme la piel. Segundo te sientes más excitada.  Me siento el área de la vagina caliente pero un calentón rico. Los órganos duran más me tardo más en venirme y me hacen multiorgásmica. Puedo tener más sexo anal , de por sí a mí me gusta pero lo disfruto más con el cannabis. También me gusta que me penetre más duro. No siento dolor al momento, aunque al otro día me duela. Si mi esposo también lo usa disfrutamos más pues se prolonga más el sexo. A él le encanta ver cómo me excita, pues tampoco siento ninguna inhibición. La diferencia entre hacerlo sin cannabis y con es que sí sientes menos excitación y los orgamos se disfrutan más cuando lo usas. Yo lo describo como el mejor afrodisíaco y estimulante. A mí me ayudó mucho pues la relación con mi esposo de ya 18 años juntos mejoró el sexo se volvió menos monótono y lo hacemos más veces en la semana. Pero hay una diferencia entre usar cannabis Indica pues este es un relajante y si usas mucha cantidad te puede dar sueño y la excitación no es igual, pero si usas Sativa que es un estimulante lo disfrutas más y te excitas más. Yo siento que me ayudó en mi matrimonio en algún momento que.el sexo se tornó monito. Además de que me sirve como estimulante. También me siento más sexy y sensual no me da complejo mi cuerpo cuando lo uso. Para mí que viva el cannabis". -Beatriz, 41


Aunque puede ser muy placentero el sexo bajo los efectos de la marihuana, al mismo tiempo es importante señalar los efectos colaterales que esto te puede causar.

  • Sueño

  • Perdida del control del cuerpo

  • Bajo rendimiento

  • En el caso de algunos hombres, pérdida de la erección.

0 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social de Spotify
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social de Spotify
  • Icono social Twitter

© 2018 by Con el verbo en la piel